¿Las semillas de calabaza afectan a las mujeres embarazadas?

No sólo las semillas de calabaza son seguras para comer durante el embarazo, sino que también contienen muchos de los nutrientes más importantes para el desarrollo prenatal. Agregue las semillas de calabaza a las ensaladas, panes, parfaits y batidos, o comerlos por su cuenta para un bocadillo saludable. Como se indica en “La última guía de embarazo para madres embarazadas”, sólo 1/4 taza de semillas de calabaza contiene 186 calorías, que proporciona alrededor de la mitad de las calorías adicionales recomendadas para las madres embarazadas.

Hierro

La deficiencia de hierro es una preocupación común durante el embarazo, según el sitio web de March of Dimes. Hierro ayudas en la producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno por todo el cuerpo. Durante el embarazo, el cuerpo produce un mayor número de glóbulos rojos para alimentar el crecimiento del bebé, por lo que el hierro es más importante que nunca en este momento. Las semillas de calabaza tienen el segundo contenido más alto de hierro después de las semillas de sésamo, con 8,8 miligramos de hierro por cada 100 gramos. Sólo una taza contiene la mitad de las necesidades diarias de hierro de la mujer promedio.

Vitaminas B

El papel principal de las vitaminas B es la producción de energía, y las necesidades energéticas son mucho más altas durante el embarazo. Por esta razón, las mujeres embarazadas necesitan mayores cantidades de vitaminas B que las mujeres no embarazadas del mismo grupo de edad, como se indica en “Essential of Life Cycle Nutrition”. El folato es la vitamina B más importante durante el embarazo, ya que ayuda a prevenir defectos del tubo neural como la espina bífida. Una onza de semillas de calabaza proporciona aproximadamente 16 microgramos de folato. Las mujeres embarazadas necesitan al menos 400 microgramos por día, y la mayoría de los suplementos prenatales contienen una parte significativa de la necesidad diaria.

Zinc

Una media onza de semillas de calabaza contiene 1,1 miligramos de zinc, un mineral importante para las mujeres embarazadas. Zinc ayuda en la producción de ADN y ayuda a impulsar el rápido crecimiento celular que se produce en un bebé en desarrollo. Según el sitio web de Baby Center, la deficiencia de zinc durante el embarazo también se ha relacionado con el aborto espontáneo, bajo peso al nacer, toxemia y otras complicaciones durante el embarazo, parto y parto. Las mujeres embarazadas deben obtener 13 miligramos de zinc cada día.

Grasas saludables

Las semillas de calabaza son una excelente fuente de grasas insaturadas saludables, y también proporcionan ácidos grasos omega 3 para impulsar el desarrollo del cerebro de su bebé. Según el sitio web de Ask Dr. Sears, los bebés que tienen bajos niveles de ácidos grasos esenciales pueden tener un desarrollo cerebral disminuido, ya que los omega 3 construyen las células cerebrales. Los ácidos grasos también mejoran la agudeza visual y ayudan en el desarrollo del sistema nervioso central. Además de comer alimentos que contienen ácidos grasos, asegúrese de que su vitamina prenatal se complementa con ácido docosahexaenoico, o DHA.